miércoles, octubre 25, 2006

Planes pasados por agua y legendario

Va a tener razón mi vecino del octavo y va a resultar que es mejor no hacer planes… Los planes se chafan, se caen, se cambian, se pierden, se van al garete, se aguan… en definitiva, se van a tomar viento, por no decir otra cosa…
Llevo un par de semanas (y que conste que no me estoy quejando) en las que nada ha salido como esperaba. Ideaba, ideaba y al final, ups! El inevitable cambio de última hora. La búsqueda de alternativas. Y miren por donde, los dos últimos planes B a los que me he visto obligada a recurrir han resultado excelentes. Sí, sí, como les digo: de una gran calidad. Sin ir más lejos, el pasado viernes a unos pocos kilómetros de mi cita prevista me vi ‘obligada’ a cambiar de partener, y la tarde resultó una de las mejores de los últimos tiempos. No sé. Quizá es que una anda de buen humor y encaja mejor este tipo de ‘envistes’. O quizás, simplemente, es que la compañía era agradable (buena conversación) y la ciudad acogedora. Y eso que no paró de llover y que al final de la jornada sufrí los síntomas del resfriado. Mi buen amigo y yo, anduvimos por el barrio de Santa Cruz, visitamos un templo friki donde adquirí mis tres primeros cómic (qué buena inversión, niño!), bajamos hasta la plaza de San Lorenzo para degustar un exquisito pincho de langostinos con cuscus y finalmente probamos un delicioso té, cerquita de la Alameda. Un día completito.
La tarde continuó después por otros lares, a los que no estoy autorizada mencionar aquí ;-).

En fin, creo que he perdido el miedo. Miedo a los planes B. Miedo a que la noche no pinte perfecta, porque lo cierto es que al final puede llegar a serlo. Como el sábado sabadete, que me trajo una salida que se presentaba repleta de situaciones embarazosas y resultó, efectivamente, una gran noche. Con el delicioso sabor del Legendario cola con su poquito de limón, por favorrrrr!
Así que nada, espero sus invitaciones. Estoy abierta a cualquier improvisación. Se acabaron los planes en mi vida… excepto para este sábado que ya saben que hay cita, y no quiero excusas en el último segundo, eh???

3 comentarios:

Pedro dijo...

Sí, a veces los planes se van a tomar por culo o al coño. Qué le vamos a hacer?

Oye qué ideal esa rutita sevillana, no? Yo tb kiero comprar comics! jo! Anoche tb tuve una rutita de esas estupendas: tapeo nocturno en la Plaza de los Terceros y copitas en el Habanilla. Más agusto que un arbusto o que un cochino en un charco de lluvia de octubre.

Con respecto a lo del sábado, quiero que sepas que estoy organizando todos mis planes en torno a esa cita ineludible. Espero que al final no pase nada que lo joda todo como que, por ejemplo, Bush dé definitivamnt comienzo a la tercera guerra mundial o que el buen dios se indigne del todo contra este mundo loco y mande una lluvia de meteoritos a lo Sodoma y Gomorra y el mundo entero se llene de estatuas de sal o, lo que sería peor, que a tu padre se le quemara el bizkocho de nueces y tropezones de chocolate. Eso sería ya la repera! Pero bueno, le he encargado a mi secretaria y amiga Ana Lin que consulte las cartas, los astros y los posos de café y me dice que todo irá a pedir de boca. Es que esta muchacha sabe hacer de tó!

Niña, por cierto, hay que ver la que está cayendo, eh? Hasta truenos estoy oyendo. Yo creo que a España le han dao la vuelta y esto se va a convertir en Nueva Galicia, antiguamente conocida como Andalucia. Si es que ya lo decía Rajoy, ZP se está cargando España.

Bueno, po ná, un besote con tropezones de chocolate amore mio.

La Mala Vida dijo...

Siento haber sido yo la causante de tus cambios de planes, aunque ya veo que te las pintas bien, jeje. Ya estoy más recuperada, pero con la barriguilla chunga. Serían los canapés... Besos y prometo no vomitar la próxima vez que vengas.

Anónimo dijo...

¡Qué bueno que entres en el mundo de los cómics! Llevo toda la vida leyendo a Spiderman, Capitán Trueno, Jabato, Vengadores, Mortadelo, Batman, Superman, Tex, Martin Mystere... Pregúntame lo que quieras cuando llegue mi día de resurrección. Por cierto, ¿por qué no cuentas nada de la noche de tu cumpleaños?