miércoles, noviembre 15, 2006

PRINCESAS


"Es rara ¿no? la nostalgia. Porque tener nostalgia, en si, no es malo. Eso es que te han pasado cosas buenas y las echas de menos. Yo por ejemplo no tengo nostalgia porque nunca me ha pasado nada tan bueno como para echarlo de menos, eso si que es una putada. ¿Se podrá tener nostalgia de algo que aún no te ha pasado? Porque a mi a veces, me pasa, que me imagino como van a ser las cosas... con los chicos por ejemplo, o con la vida en general, y luego me da pena cuando me acuerdo de lo bonitas que iban a ser, porque iban a ser preciosas.... Y luego, cuando lo pienso me da nostalgia, porque iban a ser tan bonitas.... Cuando me doy cuenta de que aún no han pasado y que a lo mejor no pasan nunca, me pongo super triste, supertriste tía. Pero es como una tristeza a cuenta, como la fianza de cuando alquilas una casa, pero con la tristeza, porque la pones por delante, y total, sabes que la vas a acabar utilizando igual".

Esto de los blogs es sin duda maravilloso. Son como un pequeño milagro de la comunicación virtual que nos depara a veces sorpresas de las increíbles, de las de ‘realmente no me puedo creer que me esté pasando esto’. Tiene algunos detractores, pero por ahora, y para mí, la experiencia está resultando de lo más positiva. Tanto es así, que tengo como un pequeño mono diario. Necesito escribir prácticamente todos los días; necesito saber que hay alguien que me lee en ese otro lado del universo virtual y necesito leer otros blogs. Saber que se cuece por ahí. Lo mejor es que, a pesar de que unos puedan pensar que es algo frío, yo tengo la sensación de que todos estamos más cerca con esto de la red bloguera a la que no paran de sumarse nuevos miembros, y que abriga la aparición de nuevos vínculos, nuevos intercambios, una nueva intercomunicación… Este post es ejemplo de ello, porque proviene de Caminos Blancos, y es la respuesta a un comentario que hice al comentario que a su vez alguien dejo en este maravilloso e inmaculado blog. No sé si ha quedado claro, pero quería colgar aquí (ya que me lo pusieron en bandeja de plata) la fantástica reflexión-monólogo que Candela Peña hace en Princesas. Léanla y si sienten lo que debieran corran a bajarse la película, háganse socio del video club más cercano para poder alquilarla. Pídanla a aquel compañero de clase o de trabajo que saben que la tiene. Porque lo merece.

6 comentarios:

AnadelRocio dijo...

Hola wapaaaa, pues sí que llevas razón con esto del blog. No sé cómo he llegado al tuyo, (soy Ana, bueno cuando veasmi blog sabrás quien soy :P) Lo descubrí hace unos días por casualidad, bicheando comentarios de blogs y di con el tuyo... Casualidades que tiene la vida no crees?
Pues nada wapa, me encanta cómo escribes; ya sabes que siempre me gustó tu ánimo y fuerza para ello...
Ya seguimos en contacto ok?? Mil besos

Maribel dijo...

sin duda bajaré corriendo a alquilar la pelicula. Gracias por compartir.Un beso Patriice

Naxo dijo...

Pues este es mi comentario a tu post basado en otro comentario mío que a su vez era respuesta de un comentario (esta vez tuyo) y que venía a raíz de mi primer comentario en el post de Pedro.
Toma ya! Pues eso, que me alegro mucho de que te gustara ;)
Un beso

Naxo dijo...

"Hay un día, ya verás, un día que es la ostia. Ese día todo es bueno: ves a la gente que quieres ver, comes la comida que más te gusta, y todo lo que te pasa ese día es lo que tú quieres que te pase. Si pones la radio, la música que sale es tu canción favorita, si vas a la tele es día, por ejemplo a un concurso, lo ganas todo.. fíjate lo que te digo... todo. Pasa sólo una vez en la vida, por eso tienes que estar muy atenta, no sea que se te pase. Es como un desvío, como cuando vas por la carretera y hay un desvío pero vas hablando por el móvil o discutiendo, o pensando en otra cosa y no te das cuenta, y se te pasa. Y te jodiste porque ya no puedes volver atrás. Pues ese día es lo mismo. Un desvío y es un muy importante porque puedes elegir como va a seguir todo, si por ese camino que es nuevo o no. Por eso tenemos que estar muy atentas Zule, muy atentas, porque hay muy pocas cosas buenas y si encima se te pasan porque estás hablando por el móvil o pensando en otra cosa, sería una mierda, una mierda completa."

Maribel dijo...

Por cierto, bajé realmente y ya he visto la película...

Pedro dijo...

Yo, como ya te dije ayer, tenía que pasarme por el videoclub a devolver una peli. Pregunté por Princesas. Nunca había querido verla porque tenía pinta de dramón y desde hace un tiempo no tengo ganas de dramones. Me estaré haciendo mayor. Pero ya casi me he sentido en la obligación de verla porque una vocecita llegó a mi oído diciéndome que lo hiciera. Pero no pudo ser, estaba pillada. Vi, porque entra en el lote de esas películas que la vocecita me recomendaba, La vida secreta de las palabras.

Preciosa.

Un beso mu fuerte, Princesa.