miércoles, noviembre 08, 2006

Las cosas de Palacio van despacio…

Pensaba escribir algo sobre la comedia musical que abrirá la XXXIII edición del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva y que con el título ‘¿Por qué se frotan las patitas?’, bien merece un post. Sin embargo, la indignación que asola mi isla estos días (esta es la segunda jornada de tendencia a la depresión, y ya van tres veces que tengo que dar la razón a mi vecino del octavo) no me permite dejar a un lado, una vez más, que estoy hasta el último rizo del mundo. Excluyo de mi terrible percepción, a los compis que sonríen cada mañana, a las dependientas del OH LA LA que tan amables son y algunos otros mortales por lo que sigo en pie (No estoy loca por ti, estoy viva por ti). En fin, la semana se está alargando hasta la saciedad. El viernes parece que nunca va a llegar, y no sé que hacer para no pensar en ello. Si no pienso en ello, me digo y lo sé, el tiempo pasará antes (esta es una aparentemente sencilla regla que todos aprendemos desde chiquititos). Pero de verdad, es que otra vez vuelvo a sentirme cansada. Estoy harta de que se requiera más para hablar con un profesor de Universidad (con todos mis respetos) que para entrevistar a un ministro. No tengo motivación alguna. No tengo ganas de volver a empezar cada día, cada semana, cada mes y, pronto, cada año. No tengo ganas de sonreír en esta redacción que cada vez me parece más sombría. Lo único que quiero es meterme en la cama, estrenar mi nuevo cuaderno y echar al fin, una siesta sobre el hombro que me espera desde hace ya demasiado tiempo.
Supongo que mañana las cosas serán de otra manera. Eso es lo malo, que no escarmiento y con una simple lucecilla al final del túnel, vuelvo a olvidar que una vez estuve mal y que ya tengo suficientes motivos como para salir corriendo... Pero eso será mañana, hoy me siento mediocre.

3 comentarios:

Raquel Rendón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Raquel Rendón dijo...

Ánimo chiquitina. Mañana es viernes y podrás escapar de la cueva del ogro. Hay días en los que todo se ve más negro, pero de nuevo hoy vuelve a despejarse el cielo, dando paso a un radiante y soleado día azul. Ya queda menos pal viernes, bueno, en mi caso, pal sábado, porque esta semana sólo descanso el domingo. Besos y anímate. Acuérdate, eres una superheroína maravillosa, con una rebeca color fucsia que me encanta. ¡Y puedes volar!

Pedro dijo...

Amore, he estado en Sevilla unos días con nuestras queridas Rocío y Mimi y no he tenido acceso a internet pero, aún así, sabes que, arriba (con la yema de los dedos rozando la cúpula del cielo) o abajo(con la cara arrastrada por el barro), siempre estoy junto a ti. Como un ángel de la guarda.

Te quiero.