miércoles, septiembre 13, 2006

La decisión menos importante

Tomar decisiones es uno de los inconvenientes de la vida adulta. Es uno de los signos inequívocos de que nos estamos haciendo mayores, de que se acabaron, de una vez por todas, los años mozos de loca juventud en los que la vida iba llegando sola y nosotros sólo teníamos que preocuparnos de degustarla, de tomarla, de atraparla. Sin embargo, llegados a un punto del camino de baldosas amarillas van surgiendo los interrogantes

???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????
???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Y somos nosotros, solicos, solicos los que tenemos que enfrentarnos a ellos. Los temidos interrogantes... Dudas, preguntas, cuestiones... palabras, palabras, palabras...

Ahora comprendo a los concursantes de 50 x 15 cuando decidían plantarse en vez de arriesgar...
Arriesgar no es fácil. Aunque a uno no le queda nunca claro qué es lo arriesgado y qué lo seguro. Se entiende que debe ser lo nuevo, no?
Y aún así, es cierto lo que dice mi buen Paco y escribe mi buen Javier Marías, sólo el tiempo decide qué es importante y qué no, sólo los acontecimientos que se precipitan después son los que clasifican y establecen que tal o cual decisión fue definitiva y que aquella otra (que en su momento creíamos fundamental) no lo fue tanto...
Un noche de fiesta de hace seis años aprendí a no arrepentirme de nada de lo que hiciera o dejara de hacer...
Por otra parte, de mi padre, además de las manos, he heredado cierta tendencia peligrosa al sentimentalismo... así que hoy he decidido que mis días en Huelva Información aún no han terminado. Y que el tiempo hable, pues él siempre ha tenido la última palabra.

1 comentario:

Pedro/Jose dijo...

Bueno, este post tb merece un comentario via tlf o via café calentito en la Glorieta ( qué pena dios mío!).

Hoy he caído en la cuenta de que si estabas en Huelva, tenias acceso a internet y, por ende, algo habrías publicado en el blog. Y efectivamente. He de decir que ha sido de lo más reconfortante ver que había nuevas palabras trazando caminos blancos sobre la negra espalda del tiempo (atención que en esos caminos blancos puede estar el posible título de mi nuevo blog!).

Desde el finde pasao los días se van convirtiendo poco a poco en una vuelta a la normalidad; que en mi caso y en el de los que me rodean ha sido casi o sin casi sinónimo de vuelta a la vida. Tu blog de nuevo en marcha es una parte más de esta reincoporación a la rutina tan deseada (quién m lo iba a decir?) y que tan optimista me hace sentir ahora mismo.

Por otra parte, te comento que el viernes acabo lo exámenes y que por lo tanto estaré listo para volver a coserme unas alas digitales y lanzarme a sobrevolar el universo bloguero que tan buenos momentos nos proporciona. Y, como prometí, habrá cuenta atrás.

Mientras tanto, besos para ti, amor de Amor prendada.