jueves, agosto 10, 2006

Un cuento

Por la mañana, la terraza no parecía la misma.

2 comentarios:

rocío gdpm dijo...

Te mando un abrazo, dsd Guadalajara, hoy, fité. Tengo ganas de un par de días en El Álamo tod@s junt@s.

alanolat sale de la sombra dijo...

En verdad son extrañas las terrazas. Te hacen dudar. Te asomas esperando encontrar la belleza en un paisaje (qimico)frente a ti, y en lugar de allí, la encuentras a tu lado.