sábado, julio 19, 2008

LUCAS

Y al final todos los héroes desaparecen, se marchan, meten en su maleta su destino trágico y se van a cumplirlo a cualquier otra parte. Lejos de aquí. Y uno se queda, como en la canción, roto por dentro. Sin saber por qué. Sin tener motivos de peso. Ni un gramo de razones por las que sentir aquella onda oquedad sobre la que un día escribió Altolaguirre.
Sé que Lucas es sólo un personaje. ¿Sólo? Es sólo ficción. ¿Sólo? Pero su más que dudosa, más que cuestionable desaparición de mi última serie fetiche, a saber, Los hombres de Paco, me ha llevado de nuevo a este territorio perdido, a este estado perenne de nostalgia, aunque confesarlo hace que me sienta un poco ridicula. Que Lucas salga de la serie trae a mi tiempo presente aquella vieja tristeza que solía dificultar mi caminar pisando el bajo de mis pantalones a la entrada de la redacción. Este nuevo adiós lo ha vuelto a poner todo patas arribas. Y a estas alturas del segundo párrafo sigo sin saber por qué.

Hasta el próximo terremoto.

3 comentarios:

alanolat dijo...

Gracias por volver.
Al menos leyéndote siento que, aún, no te he perdido del todo

alanolat dijo...

Pd.: Una cosa te digo: me niego a ir a ver la segunda parte de las Crónicas de Narnia, vale?

Ana dijo...

Patriiii, que fuerte!!!A mi me dijeron que pasaría eso pero no me lo podia creer.La verdad que no vi el capitulo, ya los hombres de Paco no serán nunca lo mismo. Con los buenos ratos que hemos pasado, nostalgia!!!
Un besazo wapa, escribe mássssss!!!